Dempsey y Loeb invitados en Spa-Francorchamps

Tras el parón veraniego, dos ilustres pilotos invitados participarán en una prueba de la Porsche Mobil 1 Supercup al comienzo de la segunda parte de la temporada. En las carreras del circuito belga de Spa, que se celebrarán el fin de semana del 21 al 23 de agosto, el actor y piloto Patrick Dempsey regresa al volante del Porsche 911 GT3 Cup de 460 caballos, después de su debut del pasado año en Hockenheim. La decoración de su vehículo está inspirada en la del Porsche 911 RSR con el que logró la segunda plaza en la categoría GTE-Am durante las últimas 24 Horas de Le Mans. Junto a él estará también como piloto invitado en Spa-Francorchamps otro apasionado de la Supercup: el nueve veces campeón del mundo de rallyes Sébastien Loeb, que ya tomó parte en las pruebas de Barcelona y Mónaco en 2013.Con ello se mantiene la tradición de contar con pilotos VIP en este certamen, donde ya han participado otras figuras de la talla de Sébastien Ogier, campeón del mundo de rallyes, y ex pilotos de Fórmula 1 como Mika Häkkinen y Nick Heidfeld. “El concepto de la Porsche Mobil 1 Supercup se basa en factores complementarios. Pilotos internacionales de máximo nivel, equipo punteros, carreras atractivas, invitados ilustres y un formato de competición con absoluta igualdad, son la esencia para unas pruebas apasionantes, que forman la Champions League de los campeonatos monomarca de Porsche”, explica Oliver Schwab, Director de la Porsche Mobil 1 Supercup.

La Porsche Mobil 1 Supercup se considera desde hace tiempo una plataforma de lanzamiento para las pruebas internacionales de GT y las competiciones de resistencia. Muchos antiguos pilotos de este campeonato tienen ahora un contrato como pilotos oficiales. El neozelandés Earl Bamber es un brillante ejemplo de carrera ascendente dentro de la pirámide automovilística en Porsche: este joven de 25 años comenzó en la Porsche Carrera Cup Asia, donde se coronó campeón en 2013. Como resultado de ello, fue invitado a participar en un proceso de selección de Porsche, en el que posteriormente fue elegido para una beca. Con ese apoyo financiero participó en la Porsche Mobil 1 Superucp en 2014, como piloto júnior de la marca. La victoria lograda en la última prueba de la temporada, celebrada en Austin, Texas, le valió el título del campeonato y rápidamente firmó un contrato de piloto oficial. En junio de 2015, el neozelandés ganó las 24 Horas de Le Mans al volante de un 919 Hybrid.

Los resultados a mitad de temporada en la Porsche Mobil 1 Supercup hablan por sí mismos del interés del campeonato. Ya se han disputado cinco de las once carreras que componen el certamen y alrededor de 28 vehículos han estado en la parrilla de salida cada fin de semana. Ha habido cinco ganadores diferentes, lo que demuestra la dureza de la competición. En Barcelona el triunfo fue para el alemán Michael Ammermüller (Lechner Racing Middle East), en Mónaco recayó en el holandés Jaap van Lagen (Fach Auto Tech), el ganador en Spielberg fue el austriaco Christopher Zöchling (Fach Auto Tech), mientras en Silverstone su compatriota Philipp Eng se hizo con la victoria. Y recientemente, en Budapest, el piloto júnior de Porsche, Sven Müller (Alemania, Lechner Racing Middle East), cruzó la línea de meta en cabeza. En la clasificación general Eng es líder, con diez puntos de ventaja sobre el alemán Christian Engelhart (MRS GT-Racing), y el español Álex Riberas ocupa la tercera posición, a sólo 2 puntos del anterior. Pilotos de 16 países luchan por los puntos y el prestigio en esta temporada de la competición más importante entre las monomarca Porsche que se disputan en todo el mundo. El concepto de estar presentes como carrera de apoyo en todas las pruebas europeas del Mundial de Fórmula 1 no ha perdido nada de su atractivo en los 23 años de historia de la Supercup.