Ferrari 288GTO F40 F50 Enzo

Hoy en día, es difícil encontrar cosas materiales que realmente emocionen por su técnica. Cada día que pasa, la automatización y la informática van sustituyendo a la pura mecánica , sobre todo en el mundo de la automoción.Es curioso ver como los vehículos diésel, ecológicos o poco potentes se van haciendo con el mercado  y es raro ver en el día a día verdaderas joyas de ingeniería. Estamos viviendo la era del copiar y pegar donde la economía prevalece sobre la pasión.

Pero a pesar de todo, a veces recordamos algún destello de lo que fue la automoción de mecánica pura… sin aditamentos electrónicos. Por ejemplo, el Mclaren F1, un BMW M3 E30, -y hasta el raro DeTomaso Pantera- en los que la  experiencia de su conducción era primordial, y las marcas se permitían dejar el comfort en un segundo plano, para crear auténticas máquinas de circuito.

En esta ocasión hemos tenido la suerte de ver muy de cerca, el Santo Grial de Ferrari, los más puros, un 288GTO, F40, F50 y Enzo… Y por si no fuera suficiente, los hemos visto juntos.

Para ser sinceros, el sonido esas bestias, el olor a gasolina que dejan al pasar… es algo que te hace esbozar una sonrisa y pero a la vez, te deja una sensación de nostalgia, preguntándote… ¿Volverán ha hacerse máquinas parecidas? Dejamos la pregunta en el aire mientras disfrutáis de las imágenes que pudimos tomar del momento.

Galería de Imagenes (click en la imagen)